viernes, 13 de agosto de 2010

¿Creamos con palabras o ellas nos crean?

Cada vez que vemos una obra hecha por el hombre,  podemos darnos cuenta de que las palabras están sosteniéndola como una red.  Cada creación las necesita,  las ambiciona. 
Algunas palabras nos son dadas como un legado,  otras,  como dones.  Algunas nos hacen cosquillas,  otras nos provocan lágrimas.  Algunas nos habitan y susurran como somos.  ¡Podemos intercambiar mundos a través de palabras!  Y esos mundos trocados nos construyen a través del tiempo y los espacios. Universos que se repiten ante los ojos y a través del corazón de todos esos otros que nos sirven de espejos,  nuestros lectores.
La realidad se me transforma bajo el influjo de las palabras,  bajo su escencia arcaica y fresca a la vez.  Creada y recreada.  Oscura y diáfana a un mismo tiempo.  Palabras como ladrillos,  palabras como luces,  palabras develadoras de misterios. 
Observo a esas palabras creando historias que coquetean con otras,  que se enamoran,  que educan,  que acompañan o consuelan.  Y me veo en ellas como en espejos diferidos. Veo a otros que me las cuentan o que las leen como cómplices de esa creación.  Es un viaje prometedor y dinámico que nos une como especie.

7 comentarios:

lauralodi dijo...

Bien MArisa,ojala todos o al menos muchos se interesen por esto tan bello

lauralodi dijo...

Las palabras son todo!! creo que depende como las utilicemos si es con verdad ellas nos crean; si es con mentira nosotros las creamos...
Desde el llanto de nacimiento hasta el ultimo suspiro estamos compartiendo palabras....no te parece???

Marisa Perez Alonso dijo...

Sí, absolutamente es verdad que las palabras nos determinan desde un primer momento: cuando desde chico te dan palabras de aliento o de consuelo. Cuando más gransde es necesario decir en voz alta "te quiero" para saber que desde ese momento tenemos un corazón que alimentar.
Gracias Laura por tu comentario.

Hernán Schillagi dijo...

Hermoso texto para empezar tu historia en este blog personal, pero ahora compartiendo tus palabras con los lectores de manera más inmediata.

Me parece que no tengo idea de dónde vienen las palabras. So son una especie de "don", al mismo tiempo nos están dando un látigo, como decía Truman Capote. Nuestro desafío es enfrentarnos al lenguaje, a ese milagro profano y enrarecer de palabras el aire para que la realidad nos suene distinta.

Bienvenida!!!

Marisa Perez Alonso dijo...

Gracias Hernán por la bienvenida y me dejó pensando mucho lo de "ese milagro profano"... el milagro de la palabra puesta en obra, el milagro de la palabra recién estrenada, el milagro de la palabra develada. Creo que las palabras son revelación y revolución en muchos casos.

Laura Rivera dijo...

Marisa, gracias por tu visita a mi blog y por dejar un comentario tan encantador, expresivo y lleno de imaginación y frescura.
Ahora paso por tu blog, y veo que en verdad tienes una especial relación con las palabras. Felicitaciones por este nuevo blog, al que ya me suscribo para seguir leyendo tus próximas actualizaciones.
Un abrazo

Marisa Perez Alonso dijo...

En realidad visito tu blog desde hace un tiempo y me encantan tus fotos, pero soy nueva en esto de la blogosfera y no dejaba comentarios porque era una forma de huella.
Otro abrazo para vos.